KREL Crianza 2009 – DO Ribera del Duero: a la altura de los grandes crianzas.

Nombre: KREL – Crianza 2009

DO: Ribera del Duero.

Bodega: Bodegas Trus, S.L.

100% Tinto Fino (Tempranillo); 12 meses de crianza en barrica nueva de roble francés.

Producción: 42.000 botellas.

Precio: Alrededor de 15 € la botella.

 Krel crianza 2009

Bodegas Trus presenta 4 tintos con dos marcas diferentes: “TRUS” y “KREL”.

4 tintos diferentes y complejos cuya fermentación alcohólica y maloláctica se ha realizado en tinajas de madera, así como la posterior crianza. Y eso se nota.

Los “Trus” son vinos más sofisticados y algo más duros, con una crianza más larga: 14 meses el Trus Crianza, y 24 meses en barrica más 50 meses en botella para el Reserva.

Los “Krel” son más modernos pero no menos complejos. Contamos, pues, con Krel crianza 2009 y sus 14 meses en barrica; y con Krel Roble (6 meses).

Hablaré del que nos ocupa: KREL, CRIANZA 2009:

Tuve la oportunidad de encontrarme con este vino por primera vez a sugerencia de Juan, atento maitre del “Mesón Restaurante La Gamba”, en Dos Hermanas (Sevilla), a finales de febrero de 2013. Suelo frecuentar mucho este encantador sitio, entre otras cosas por el buen trato que le dan al Vino (botellas bien conservadas, gran variedad, exposición y temperatura adecuados, surtido de copas perfectas… etc).

A dia de hoy, sigo sin concebir cómo hay “Restaurantes” en los que te sacan del congelador de la Coca-Cola una botella de Riojita güeno, y sin que te de tiempo a mediar palabra, te la zampen en una copa de agua del tamaño de un kiwi, salpicando el mostrador y culminando la obra con un: “¿le vas a echar casera o así está bien?”.

Afortunadamente éste no es el caso, y pude disfrutar -una vez más- del vino en todo su esplendor.

Elegí este vino entre muchos otros, en gran parte (debo reconocerlo) por el llamativo diseño de su botella, el búho me miró y sucumbí. He de decir que tuve miedo de caer en la vieja trampa del bodeguero que suple las carencias del caldo con un etiquetado sublime. Tampoco fue el caso.

El vino estaba rico, la información que Juan facilitó a la mesa creó altas expectativas, pero al probarlo me supo a poco, me esperaba algo más, y creo que se debió a que la semana anterior, en el mismo restaurante, acompañé la comida de un exquisito Pago de Carraovejas, Crianza del 2009 que a todas luces le hizo sombra.

Hasta ahí todo correcto, me llevé la botella de recuerdo y hasta pronto, Juan.

En junio llega a casa del abuelo de mi novia una caja de este buen Krel, que no dudó en ofrecernos y compartir con nosotros. En la cocina cortamos algo de caña de lomo, queso semicurado y nos hicimos unos montaditos de melva que me sacaron dos lagrimones.

Tras catar el vino por segunda vez, cambié por completo la primera impresión para darle un sitio en mi corazón y en mi pequeña bodega.

krel en casa

VISUAL: Rojo picota oscuro con ribete púrpura. Capa alta, untuosa y opaca. Lágrima muy espesa.

En NARIZ es apasionante. Primera impresión dulce, con una marcada predominancia de chocolate con leche y caramelo. Agitando la copa descubrimos aromas a frutillas rojas y especias.

En BOCA es redondo, potente, equilibrado y sin picos. Inmejorable integración de la madera, ni una nota que desentone. Textura aterciopelada y suave. La vainilla, el chocolate, la fruta madura y los lácteos nos acompañan en todo el recorrido. Final largo y discretamente torrefacto.

Excelente y memorable, tanto por su exterior como por su interior. ¡Así son los vinos que me gustan!. Este caldo no quiere más botella, es el momento de tomarlo.

Nota Global:  8+

 

 

2 comentarios sobre “KREL Crianza 2009 – DO Ribera del Duero: a la altura de los grandes crianzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *